Sendero PRV-311

Sendero PRV-311 

Con el ánimo de fomentar el atractivo turístico del municipio, basado en una actividad complementaria respetuosa con el medio ambiente como es el senderismo, Novelda ha creado el PRV-311.

Desde la Plaza de la Magdalena (247 m s.n.m.), al norte de Novelda, comenzaremos a caminar por el Paseo de los Molinos, coincidente con la carretera que conduce al Castillo de la Mola. Al cabo de 1 km de marcha, y sobrepasados dos chalets de singular arquitectura, abandonaremos el asfalto, siguiendo por la derecha un camino que, cruzando el río Vinalopó, nos conducirá hasta las primeras edificaciones del caserío de La Teulera (250 m.) (1,65 km.) (20’).

En este punto rehusaremos el camino que asciende a La Teulera y al barrio de La Estación. Deberemos girar a la izquierda (NO) para continuar paralelos al río, por su margen izquierda, dando vistas frente a nosotros a una bonita perspectiva del cerro y Castillo de La Mola. A los pocos minutos de marcha, a la altura del Barranquet dels Baladres, podremos divisar a nuestra derecha, muy próximo y en su mismo cauce, un interesante y rústico puente de mampostería que presenta tres irregulares y toscos ojos. La obra sostiene dos acequias; una es la primitiva, para la que se construyó el acueducto; la segunda, paralela, fue levantada muchos años más tarde, como lo demuestran los materiales de que está hecha.

Prosiguiendo la marcha apreciaremos que esta zona de ribera presenta unas características medioambientales propias, desarrollándose especies halófilas como Sarcocornia y Salicornia, además de otras que toleran el medio salino, especialmente abunda Tamarix y Limonium entre otras… Entre la variada avifauna es frecuente la presencia de cigüeñuelas, garcetas y gaviotas,que buscan alimento en los humedales del cauce.

De este modo confluiremos en el camino procedente de La Teulera por el paraje de Alcaidies, a la altura de un acueducto que cruza transversalmente el ancho cauce del río. Se trata del acueducto del Rec de Ledua, antiquísima construcción que fue levantada en su día para aumentar las tierras de regadío de la margen izquierda del río. En sus orígenes dicho acueducto se construyó con pilares y tablas de madera, pero las sucesivas avenidas y riadas de la rambla, así como la fragilidad de los materiales empleados, propiciaron, a finales del siglo XIX, la construcción de la sólida obra actual, consistente en veinte pilares de piedra que sostiene la acequia de riego.

Ante una inmediata bifurcación abandonaremos el ramal que, paralelo al río, continúa hacia Monóvar y Elda por Eis Molins y La Jaud respectivamente; nosotros deberemos girar a la izquierda (O) y cruzando el Vinalopó llegaremos a la carretera asfaltada que desciende desde el Castillo.

Prosiguiendo la marcha por la carretera, brevemente, hasta llegar al partidor de aguas de la Acequia Mayor, donde abandonaremos el asfalto y en giro a la izquierda tomaremos el primitivo sendero que comunicaba el cauce del río (secular e importante vía de comunicación) con el Castillo, elevándonos por la ladera oriental del pequeño montículo hasta confluir junto al Santuario de Santa María Magdalena y el Castillo de La Mola .(350 m.) (4,23 km.) (55’).

Tras visitar las instalaciones de todo el recinto descenderemos hasta la explanada de aparcamiento de vehículos, junto a la Font dels Tres Amics. Cruzaremos toda la explanada y cuando la carretera inicia el descenso, en pronunciada curva, deberemos abandonarla, dirigiéndonos por la izquierda hacia una abandonada cantera y, una vez sobrepasada, en la base misma de la sierra, tomaremos un sendero por el que, serpenteando en sucesivas lazadas, nos elevaremos hasta el amplio collado del Puntal de Bartolo, situado al N de la cumbre.

Desde el collado giraremos hacia el SE, recorriendo la loma más oriental, inmediata al Castillo, llegando a un excelente mirador desde donde podremos contemplar, en privilegiada perspectiva, todo el conjunto histórico-artístico del Castillo de La Mola y el Santuario (490 m.) (5,42 km.) (1 h. 20’).

Continuando por el centro de la loma llegaremos seguidamente, sin dificultad, a la cumbre de La Mola, desde donde podremos disfrutar de un vasto e impresionante panorama, especialmente del fértil valle del Medio Vinalopó (541 m.) (5,68 km.) (1 h. 30’).

El descenso lo realizaremos por el camino de las abandonadas canteras, recorriendo la sierra hacia el O y S. Por él llegaremos, tras fuerte bajada, a un camino asfaltado que seguiremos hacia la izquierda (E) bordeando la base de la vertiente meridional de La Mola, hasta desembocar en la Casa Lino, junto a la carretera de Novelda al Castillo (275 m.) (8,38 km.) (2 h. 15’).

Por la carretera, dando vistas al Santuario, llegaremos de inmediato al cruce de la subida al Castillo y al inicio del Camí Vell (275 m.) (8,67 km.) (2 h. 20’). Deberemos seguir por este último, tradicional y bello camino utilizado ancestralmente por los noveldenses, por el que ascenderemos nuevamente hasta el Santuario de Sta. María Magdalena y el Castillo de la Mola (350 m.) (9,25 km.) (2 h. 35’).

Desde este singular e histórico lugar regresaremos por el mismo itinerario del principio hasta nuestro punto de partida, finalizando este interesante y variado recorrido en Novelda (247 m.) (13,48km)(3 h. 20’).